Descripciones

Arco divisorio

Arco divisorio

Si no quieres perder amplitud, la mejor opción es dejar el espacio libre, es decir, no instalar puertas en el punto de paso entre el dormitorio principal y la habitación contigua. Crea una única estancia, con una decoración unificada. Puedes abrir un hueco en la pared, a modo de arco (ya sea acabado en media circunferencia o cuadrado), y prescindir de cualquier elemento de separación de obra. Un murete con capacidad de almacenaje, restaría la sensación que quieres conseguir. Opta mejor por realizar unas estanterías estrechas -si el espacio es amplio-, abiertas por ambos lados para que separen visualmente y dejen pasar la luz de un ambiente a otro.