Descripciones

Pintura para el salón

Pintura para el salón

Pintar de color rojo la pared en la que apoya el mueble del salón, es algo arriesgado ya que combinarías en un mismo frente varias tonalidades muy diferentes y el resultado puede ser poco equilibrado. Opta mejor por un tono neutro o bien blanco, similar a la laca de la mesa de centro. Es preferible que unifiques el espacio con alguna lámpara y cuadro en rojo, quizá también una alfombra en rojo y neutro. No abuses demasiado del negro -puedes reservarlo para los cojines y menaje- y céntrate más en los otros dos colores que predominan -blanco y rojo-. Conseguirás un ambiente dinámico e intenso, con una estética muy actual. Si aún así te apetece pintar una pared de rojo, hazlo en otra zona, por ejemplo en el comedor, o para delimitar algún espacio más pequeño. Si pintas una pared oblicua a la zona de estar, como ves en la imagen, crearás sensación de profundidad.