Artículos

Pintar el salón

Pintar el salón

El color que escojas para pintar el salón debe estar acorde con el resto de la decoración: la tapicería de los sofás, las cortinas, el acabado de los muebles y carpintería y el resto de complementos decorativos. Puedes optar por el contraste o por tonos en la misma gama. Debes tener en cuenta también la luminosidad de la habitación. Pinta las paredes de un color neutro, un blanco roto o un gris muy suave, que siempre combinan con todos los colores. Escoge otro color más intenso y vivo para una de las paredes. Si el pasillo que se crea al acceder al salón no es muy estrecho, puedes pintar el mueble de obra también de esa tonalidad fuerte, para crear un equilibrio, aunque es una solución arriesgada -el blanco siempre aligera los frentes de obra-. En cualquier caso, pinta todo el mueble del mismo color.